2º día

Pablo Sarrión, Santiago de Chile

Nos despertamos muy temprano. María a las 7.00 h debido a los ladridos de los dos perros que viven con nosotros. En mi caso, a las 8.00 horas. Desayunamos té, café, cereales y galletas que compramos el día anterior en el supermercado Lider de al lado de casa.
Llegó la mujer de la limpieza, Lucy, concretamente a las 9.00 h. Le dijimos que nos gustaría ducharnos y fue a preguntárselo a la “señora”, ya que la noche anterior la “señora” no nos dio las toallas que nos prometió, puesto que llegó a medianoche. Lucy nos dio la mala noticia de que no teníamos agua caliente en nuestros baños porque el calentador estaba roto. Finalmente, nos duchamos en un cuarto de aseo donde María se estresaba consigo misma porque estaba repleto de cristales. Yo me agobié por su diminuto espacio y di gracias a Dios por haber adelgazado en su momento, pues de lo contrario no hubiera podido ducharme en ese cuarto de aseo.

A las 10.30 h fuimos a coger (aquí debes decir “tomar” el metro, el verbo “coger” tiene una connotación muy diferente), pero antes tuvimos que comprar la tarjeta con los billetes integrados. La chica que nos la vendió se rio de nosotros (no con nosotros) porque no sabíamos hacer el cambio de pesos chilenos a euros.

Llegamos al Departamento de Extranjeria situado en C/Moneda 1342, tal y como indicaba el papel que nos dieron en el consulado de Barcelona cuando nos hicimos la visa, pero como es costumbre en Chile, ése no era el lugar donde debíamos registrar nuestra visa y nos enviaron a otro. Cuando llegamos, ¡sorpresa! tampoco era allí. Nos volvieron a remitir a otro lugar, exactamente, a la Policía Internacional Extranjería (C/Morandé 672) donde ¡por fin! nos atendieron. La odisea no acabó aquí. Sacamos nuestro turno (María tenía el nº 516. Yo el nº 517), pagamos alrededor de unos 800 pesos por cada uno de ellos y consultamos cuál era el turno en ese momento: ¡iban por el 230! Las funcionarias del Ministerio de Interior escuchaban música, comían y hablaban por whatsapp mientras “trabajan” y registraban nuestra visa.

Eran las 13.10 h y debíamos ir a C/Huérfanos 1570 donde nos harían nuestra cédula de identidad presentando el certificado de registro de visa. Allí hicimos una cola de casi dos horas (en la Policía Internacional estuvimos tres horas). Nos preguntaron si queríamos donar nuestros órganos en el caso de fallecer en el país. Tanto María como yo dimos la misma respuesta: “Emmm… NO”.

Huellas dactilares de María para conseguir su R.U.T

Huellas dactilares de María para conseguir su R.U.T

Cuando nos dirigíamos al metro, entramos en una tienda de Entel (compañía de móvil líder en Chile) para preguntar cuánto costaba obtener una nueva línea de móvil chilena. Eran 12.000 pesos con móvil incluido (20 €) y 10.000 pesos en llamadas gratis. Hay que especificar que el móvil no es de última generación. Podemos decir que es como el primer móvil que tuve a los 15 años. Finalmente, lo compré y ya tengo mi propio número chileno (sin whatsapp ni Internet ni nada relacionado con el siglo XXI).

Llegamos a las 16.00 h a comer a casa. Preparé una ensalada de espinacas y tomate. A María no le gustaban los rabos de las espinacas. Eran muy gordos, según ella. Entablamos conversación con la mujer de la limpieza y se ha ofrecido para compramos la fruta en la feria (mercadillo) el domingo. También nos aconsejó no ir con aretes (pendientes) de oro en las orejas, sino siempre de fantasía (me encantó esta expresión). También nos advirtió que no hablásemos por el celular mientras caminemos por la calle y nos explicó cómo se lo robaron a ella en el metro. También me contó, mientras María hablaba con sus padres por Skype, que su hija no pudo estudiar en la universidad porque no tenían plata para costearle los estudios. Los padres de María y la Pepi (mi querida madre) también hablaron con Lucy por Skype. Creo que era la primera vez que Lucy hablaba con alguien a través de una computadora

A las 20.00 h salimos a cenar con nuestro primer amigo en Chile. Se llama Diego. Es un chico de 28 años, nacido en Almería y al que podría calificar como un trotamundos. Lo conocimos en el grupo de Facebook donde españoles emigrados a Chile comparten sus experiencias en este país y ayudan a los españoles que desean viajar a Chile en busca de nuevas oportunidades. Un grupo de samaritanos que nos han ayudado mucho a María y a mí para instalarnos aquí (mucho más que las webs de las embajadas española y chilena). Pero este asunto daría para otro post. Continúo describiendo cómo fue nuestro encuentro con Diego. Nos esperaba en la parada de metro de Manuel Montt. La primera impresión fue muy buena. Nos llevó a cenar a un restaurante de estilo alemán ubicado en la calle Providencia. Pedimos churrasco con palta (y yo le añadí mahonesa), pero antes probamos por primera vez el pisco. Hablamos de muchos temas. El encuentro será el primero de muchos, de hecho, el domingo hemos quedado con él y cuatro chicas españolas para subir el cerro San Cristóbal. De camino a casa nos tomamos un helado en una heladería típica de Santiago que Diego conocía.

Ése fue nuestro segundo día en la capital de Chile. Seguiremos informando.

Follow me

@PabloSarrion

Anuncios
Categorías: Uncategorized | 4 comentarios

Navegador de artículos

4 pensamientos en “2º día

  1. Guille

    Se esperan más detalles sobre las cuestiones culinarias… siempre es bueno aprender en ese terreno.

  2. Me encantan muchas cosas de este día:

    1. Que digáis aretes en vez de pendientes y computadora en vez de ordenador… ya os estáis mimetizando con el ambiente
    2. Que hayáis hecho amigos nuevos pero no os olvidéis de los antiguos
    3. Que ya tengas móvil chileno, Pablo, para que te comuniques con todos los amigos que vayáis a hacer. ¡Ahora a memorizar el número!
    4. Que tengáis buena relación con la señora de la limpieza… ¡seguro que se esmera más en vuestras habitaciones!
    5. La foto de los dedos negros de María
    6. Que no donéis vuestros órganos… ¿quién sabe para que los usarían?
    7. Que hayáis probado el pisco… ¡cuidadín que fresquito entra solo! La próxima vez pedid “pisco sour”, está mucho más bueno.
    8. Que no sepáis aún cambiar de euros a pesos chilenos y que os lieis con el verbo ‘coger’ xDD Podéis descargaros un conversor para el móvil (para el de María xD) y utilizar “tomar”.
    9.Que nos os haya seguido ningún perrito vagabundo… ¡qué pena por Dios!
    10.Que los funcionarios de Chile nos hagan agradecer el trabajo de los funcionarios de España xD

    😀

    ¿Para cuando el siguiente?? Queremos vídeos y más fotos!!!! Y que expliquéis de dónde ha salido el nombre del blog!!!

    Os echamos de menos!! Lots of loveeeee

    • Vicky, ja hem probat el pisco normal, el de frambuesa, de pinya, de mango i jengibre i un que se que t’encantarà: d’amaretto!Crec que portem bon ritme xD

      A la següent entrada he fet una referència als gossos del carrer en el teu honor,

      Si vols entendre el nom del blog…hauras de venir-nos a visitar!

  3. Sol

    Me han hecho gracia muchas cosas,sobretodo lo del aseo y su tamaño y lo relativo al “antiguo Pablo” jajajaa y lo de los órganos..por Dios,que locura jajaja.Muy buena idea lo de entablar amistad con chicos que os puedan ayudar allí antes de ir,sois muy listos!Estoy segura de que vais a hacer muchos amigos,os lo estais montando muy bien ;P
    PD: la administración como en casa eh??

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: